ABEJAS EN LA CIUDAD

Maurice Maeterlinck

Las abejas sólo trabajan en la oscuridad; el pensamiento sólo trabaja en el silencio; y la virtud, en el secreto.